Mucho menos salado que el Pecorino romano, este delicioso queso de Cerdeña se elabora con leche entera de oveja. Su maduración supera los 12 meses, y las estaciones pueden causar sutiles diferencias de sabor, según las flores, pastos y hierbas con los que se alimente la oveja, llamada “la mouflon” porque vaga por las laderas rocosas de las montañas de la isla. Por ello, al rallarlo sobre platos calientes o salsas, libera un sinfín de sabores: dulces, almendrados, o con aroma a distintas hierbas. También se puede disfrutar al natural, acompañado de fruta.