Si has decidido eliminar el gluten de tu vida o no te queda más remedio por razones médicas, puedes disfrutar de un completo menú igual o incluso mejor que los demás comensales. Y es que muchos de vosotros nos habéis preguntado si en el restaurante podéis pedir, además de los platos salados, postres sin gluten. Rotundamente sí, ser sensible al gluten o celíaco no significa dejar de lado el sabor, limitarse a postres elaborados con fruta o privarse de esas comidas que tanto te gustan.

Evitando la contaminación cruzada y cuidando al máximo los utensilios que utilizamos, en Emma y Julia elaboramos postres tan conocidos como profiteroles, mousses, helados, tartas o pannacotta, todos ellos aptos para aquellos que sufrís algún tipo de intolerancia. Incluso se pueden pedir sin lactosa. ¡Nunca más te quedarás con hambre!